Mujer trabajando

Descubre tus habilidades para alcanzar tus metas profesionales

Blog |

¿Tienes claro cuáles son tus metas profesionales? ¿Te gustaría ser, por ejemplo, Project Manager? ¿Sabes cuáles son las habilidades más valoradas para alcanzar objetivos empresariales?

Convertirse en director de proyectos, por ejemplo, es una tarea compleja que no todo el mundo llega a alcanzar. Además de una buena formación académica, hoy día requisito imprescindible para conseguir este objetivo, necesitas desarrollar y potenciar una serie de habilidades que todo manager debe poseer. Habilidades que te ayudarán a ejecutar tus funciones eficazmente.

Qué saber para alcanzar tus metas: el autoconocimiento

El autoconocimiento es clave para alcanzar el éxito profesional. Para llegar a la cima, es imprescindible tener claros tus objetivos, que sepas lo que quieres, pero también que seas sincero contigo mismo y valores si posees las competencias necesarias para convertirte en la mejor versión de ti mismo.

EBOOK GRATIS: Herramientas imprescindibles

El primer paso para comenzar tu camino es descubrir qué habilidades necesitas para llegar a ser un buen profesional y analizar cuáles de esas habilidades posees y en qué grado. Además del dominio de las técnicas y herramientas necesarias para ejecutar eficazmente tus funciones, necesitas descubrir si eres un buen líder, qué tipo de habilidades comunicativas posees o tu capacidad para tomar decisiones ante situaciones conflictivas.

Es importante que averigües, no sólo qué competencias posees para ser gestor, también debes analizar en qué destrezas destacas o qué capacidades necesitas fomentar. Este autodescubrimiento te ayudará a establecer tu plan de ruta y te facilitará el recorrido para llegar hasta tu meta.

En esta fase es importante ser sincero contigo mismo, sólo así podrás establecer el método adecuado que te ayude a desarrollar y potenciar las destrezas que necesitas. Diseñar un programa que te permita fomentar tus habilidades comunicativas, tu capacidad de liderazgo o tus destrezas para toma de decisiones, entre otras.

Qué son las habilidades para alcanzar el éxito

Podemos llamarlas de diversas formas: habilidades, cualidades o capacidades personales y profesionales. El caso es que, con cualquiera de esos nombres, son esenciales para alcanzar el éxito.

Primero, una consideración. El primer paso básico que has de dar para tener éxito consiste en un cambio de mentalidad, que ha de ser optimista y positiva. Una buena fórmula es rodearte de gente con dicha actitud, lo que te ayudará a ser igual.

A partir de ahí, según va cambiando tu mentalidad, tienes que ir cumpliendo pequeñas metas hasta el éxito final. Para que se alcancen con mayor facilidad, considera trabajar estas habilidades:

  1. Persistencia: no te rindas y persevera. No dejes que las críticas negativas o las actitudes tóxicas te frenen. 
  2. Resiliencia: has de tener la capacidad de sobreponerte a toda clase de dolor y obstáculo. Por grave que sea el problema, no debes perder tu actitud optimista y vitalista.
  3. Aprendizaje constante: la vida es un constante aprendizaje. Por eso, es necesario que abras tu mente e interiorices todas las oportunidades y posibilidades que se van a ir abriendo a tu alrededor.
  4. Flexibilidad: ya lo dice el darwinismo. No es el más fuerte el que prospera, sino el más flexible y adaptable. Para el éxito sucede lo mismo. 

¿Cómo descubrir tus habilidades?

Existen diversos métodos para averiguar tus habilidades. Los más comunes son el autoanálisis, que consiste en elaborar un listado de habilidades como, por ejemplo, un análisis DAFO sobre tu persona. Una técnica que te permite clasificar tus fortalezas y debilidades, es decir, aquellos conocimientos, destrezas y recursos propios que pueden ayudarte a alcanzar tus metas o convertirse en una barrera para lograr tus propósitos, y te ayudan a analizar tus oportunidades y amenazas, qué elementos del entorno puedes aprovechar para utilizarlos a tu favor o cuáles pueden convertirse en un impedimento, una amenaza.

Sin embargo, este registro de habilidades puede resultar demasiado subjetivo y poco eficiente si no se conoce en profundidad el entorno laboral en que te debes desenvolver. Por otro lado, el autoanálisis no permite valorar el grado de desarrollo de las principales habilidades que todo buen profesional debe poseer.

Para ayudarte en tu propósito hemos desarrollado una prueba con la que podrás medir tus habilidades de manera rápida y eficaz. Se trata de un test, un cuestionario en el que se muestran reflejadas las principales habilidades que todo profesional de categoría poseerá.

Gracias a esta eficaz herramienta podrás descubrir no sólo qué habilidades tienes, también el grado de desarrollo de cada una de ellas. Este instrumento se convierte, por lo tanto, en el primer paso para establecer tu ruta de ascenso, tu plan para potenciar todas aquellas habilidades que necesitas y sacar partido a las que ya posees.

Qué cambiar para alcanzar las metas propuestas

Ya hemos visto que alcanzar las metas propuestas, en muchos casos, implica realizar ciertos cambios personales y profesionales. Entre los que se pueden considerar claves destacan estos:

  1. Estilo de vida: es básico un estilo de vida saludable que reduzca el estrés y mejore el bienestar. Conviene apostar por la alimentación sana, el buen estado físico y mental y el equilibrio en todos los aspectos.
  2. Mentalidad a corto plazo: ciertos objetivos no se pueden lograr a corto plazo, por ejemplo, un cambio de trabajo o un aumento de sueldo. Pero sí se pueden priorizar ciertas tareas para que, a medio y largo plazo, se cumplan los objetivos perseguidos.
  3. Obtención de información: se dice que la información es poder. Así pues, mantente siempre al día, tanto en el seno de tu empresa como en el mundo que te rodea. Además, merece la pena dedicar 20 minutos diarios a analizar lo aprendido, interiorizar, mejorar tus puntos de vista, interpretar, etc.
  4. Asunción de responsabilidades: para ganar, hay que asumir riesgos, y también la responsabilidad de los mismos. El resultado final dependerá de ello.
  5. Evita la multitarea: existe cierta imagen positiva sobre la multitarea. Sin embargo, la realidad es que provoca estrés, baja concentración en las diversas tareas y poca posibilidad de involucrarse de verdad. Es preferible ser competitivo en algo concreto y darlo todo a estar en muchas partes a la vez sin tener la motivación adecuada.
  6. Perfeccionismo limitado: otra habilidad que, llevada al extremo, puede provocar amplias dosis de estrés. Por más que trabajes, nunca obtendrás un resultado perfecto. Hazlo lo mejor posible, aprende, evoluciona y esfuérzate, pero no busques constantemente la perfección.
  7. Círculo de influencia: como ya hemos comentado, es preferible estar rodeados de personas positivas, proactivas y optimistas.
  8. Paciencia: el éxito no llega de hoy para mañana. Hay que estar preparado, trabajar duro y, cuando aparezca, saber reconocerlo y aprovecharlo.

Las emociones también te ayudan en el cumplimiento de tus metas

Entre las herramientas que se pueden poner en práctica para cumplir metas encontramos una correcta regulación de las emociones.

El profesor y escritor David DeSteno propone sobre todo tres que, bien enfocadas, ayudan de una forma significativa a la consecución de las metas. Son las siguientes:

  1. Gratitud: ya se ha comentado la importancia de rodearse de personas positivas y optimistas. Por lo general, estos individuos suelen ser agradecidos. Y es que esta emoción mejora otras habilidades, como el correcto autocontrol y la paciencia activa.
  2. Compasión: a mucha gente le llamará la atención pensar en esta emoción. Pero es que la compañía se relaciona directamente con la empatía. Por eso, al trabajar en equipo, la preocupación por el bienestar de los demás y la comprensión de sus emociones también nos ayuda a nosotros, pues nos beneficia a nivel social e individual.
  3. Orgullo: siempre bien entendido, pues tiene ciertas connotaciones negativas. Sin embargo, sentir orgullo por un logro, por alcanzar una meta, por llegar a cumplir los sueños, no tiene nada de malo, e incluso es una respuesta natural muy saludable.

Cómo regular tus emociones

Para que todo lo comentado hasta ahora sea realmente efectivo es necesario mejorar la regulación emocional. Veamos cómo lograrlo.

Comprensión

Es básico reflexionar para entender nuestras emociones. Una técnica muy útil para ello es el diario de emociones. Antes de ir a la cama, haremos un repaso del día y analizaremos la jornada. Aprenderemos cómo podríamos haberlo hecho mejor o en qué hemos acertado.

Escucha activa

Practicar la escucha activa nos permite relacionarnos de forma sana con los demás. Además, nos facilita aprender más y mejor de los demás.

Ejercicio físico

Los romanos ya lo decían: ‘mens sana in corpore sano’. Un dicho tan antiguo que no pierde ni un ápice de actualidad. El deporte libera neuroquímicos como la serotonina o las endorfinas que nos hacen sentir mejor y tener más autoestima.

Encaje de las críticas

No se puede gustar a todo el mundo. Por eso es mejor no somatizar las malas noticias. Encajar bien las críticas mejora la autoconfianza y ayuda a encontrar paz interior.

Auto-aceptación

Es conveniente dejar de lado el perfeccionismo excesivo y las comparaciones con los demás. Para una buena salud emocional lejos de frustraciones, debemos aceptarnos tal como somos, con lo bueno, y también con lo malo.

Optimismo

Ya lo hemos comentado. La actitud optimista y positiva ante la vida facilitará que logremos las metas propuestas.

Enfoque positivo

En lugar de enfocarnos siempre en lo negativo, hagámoslo en lo positivo, ya que todo, incluso lo malo, deja siempre enseñanzas valiosas de las que aprender y salir con refuerzo.

Actitud positiva frente al conflicto

Y, si ves que es imposible razonar y solucionar el conflicto en el mismo momento, mejor retirarse a tiempo.

Paciencia activa

Evitar una reacción instintiva también suele ser positivo. Trabajemos la paciencia activa, pensemos antes de hablar y analicemos todo para dar una respuesta lógica y basada en el conocimiento.

El estado de ánimo: clave para alcanzar o no alcanzar tus metas

Ya hemos visto la importancia de las emociones. ¿Cómo conseguir un estado de ánimo óptimo? Sin duda, controlando las emociones, aceptándolas e interpretándolas de forma adecuada. A ello nos pueden ayudar ciertas técnicas:

  • Mindfulness: nos permite ser conscientes de cuanto ocurre a nuestro alrededor en todo momento.
  • Sueño regular: duerme el tiempo suficiente para relajar tu mente y tu cuerpo y disponer de la energía necesaria para afrontar el día a día.
  • Dieta saludable: una dieta equilibrada aporta los nutrientes necesarios para tener un cuerpo sano y, por tanto, para disponer del estado de ánimo óptimo.
  • Técnicas de autoconocimiento: la meditación, el citado mindfulness, las dinámicas de grupo… Cuanto más nos conozcamos, mejor será nuestro estado de ánimo, ya que controlaremos más nuestras emociones.

Cuáles son las fortalezas y potencialidades que te ayudan a lograr tus metas

Y, recuerda, resumiendo, qué fortalezas van a ayudar a lograr las metas. Estas no faltarán:

  • Determinación: perseverar y no rendirse.
  • Empatía: comprender y ayudar al equipo y recibir la fortaleza necesaria en los momentos de debilidad.
  • Valor: hay que atreverse a salir de la zona de confort, hacer frente a tus miedos y superar los retos.
  • Confianza: cuanto más y mejor nos conozcamos, más confiaremos en nuestras posibilidades.

Todas estas habilidades para alcanzar metas profesionales son necesarias. Trabajando día a día se puede lograr.

Ebook GRATIS: Herramientas imprescindibles Project Management