fusiones y adquisiciones

Fusiones y adquisiciones de empresas, ¿cuándo hacerlo?

Blog |

La estrategia de fusión y adquisición empresarial, también conocida como M&A (Mergers and Acquisitions) es una transacción de la propiedad de las empresas y otras organizaciones. Se trata de una estrategia de desarrollo externo empresarial, concretamente de crecimiento, que consiste en la compra, la participación, la asociación o el control de una empresa, empresas o activos de otras empresas. Sin embargo, las fusiones y adquisiciones no son lo mismo: a continuación te explicamos todo lo que necesitas saber sobre estas dos figuras para que comprendas la importancia de decidir bien entre una u otra. 

Ebook GRATIS: Innovation Management

¿Qué es la fusión de empresas?

La fusión de empresas es una figura que supone la integración de al menos dos empresas para dar paso a una tercera, que en realidad es la mezcla de ambas. Aunque en principio la relación entre estas debe ser equitativa, y justa, la experiencia ha demostrado que, aunque sea mínimamente, siempre existe el dominio una de alguna de las dos partes. Las fusiones se caracterizan, además, por la pérdida de la personalidad jurídica de al menos una de las empresas envueltas en la operación. 

¿Cuáles son los tipos de fusión de empresas?

 En la actualidad existen tres modelos de fusión de empresas que son los siguientes: 

  • Fusión pura: se presenta cuando dos o más empresas de tamaño similar se unen para formar una nueva empresa, a la cual aportan todo su capital y sus recursos. Las entidades originales se disuelven.
  • Fusión con aportación parcial al activo: una de las empresas es absorbida por otra o por un conglomerado. La empresa que absorbe no cambia su razón social ni su personalidad jurídica; la empresa absorbida sí.
  • Fusión por absorción: una de las empresas que se fusiona aporta sólo una parte de su capital. Aunque se genera una nueva sociedad, cada empresa puede seguir existiendo de manera independiente a las otras.

¿Por qué las empresas se fusionan? 

Algunos de los motivos más comunes que llevan a las empresas a tomar la decisión de fusionarse son: 

  • Ganar cuota de mercado: al unirse dos o más empresas, las cuotas de mercado de todas las organizaciones involucradas se fusionan en una, lo cual permite también repartir los costes de estructura. 
  • Reducir costes, ya que los gastos quedan repartidos entre todas las empresas que se han fusionado. 
  • Ganar capacidad de negociación: cuanto más grande es una empresa mayor es la capacidad de presionar y negociar que tiene, por lo tanto las fusiones son positivas en este sentido. 
  • Ganar posiciones en el mercado: de igual modo, si varias empresas del mismo sector se fusionan parte de la competencia ‘desaparece’, y la fusión resultante adquiere una posición mejor en el mercado al unir fuerzas, cuota de mercado y rentabilidad. 
  • Acceder a nuevos mercados, si las empresas involucradas operan en diferentes países o sectores. 
  • Diversificar la gama de productos o servicios que se ofrecen evitando el coste que supondría el desarrollo de novedades de forma individual, lo cual, además, aumenta la competitividad de las empresas y su diversificación. 
  • Acceder a tecnología mejor y a más recursos.
  • Internalizar procesos como el diseño o la comercialización y tener así mayor control sobre ellos y ahorrar en gastos de subcontratación. A esto se le conoce como integración vertical. 
  • Obtener beneficios fiscales como bonificaciones o exenciones. 

¿Qué es la adquisición de empresas? 

La adquisición de empresas es un acuerdo mediante el cual una empresa adquiere parcialmente o en su totalidad a otra compañía. El grado de predominio de una u otra lo determinarán las condiciones del acuerdo, aunque por lo general suele imponerse el criterio de aquellas que mayores aportes —logísticos, físicos, económicos— han hecho.

Tipos de adquisiciones empresariales 

Los tipos de adquisiciones empresariales son, en la actualidad, tres: la fórmula convencional de la compra-venta más dos técnicas adicionales que se han desarrollado en los últimos años:

  • Apalancamiento financiero (LBO): se presenta cuando una empresa es incapaz de asumir por sí sola los costes de un proyecto o iniciativa. La segunda empresa se convierte en la fuente de financiación mediante el empleo de deuda. 
  • Oferta de adquisición de acciones (OPA): esta relación se establece cuando una empresa compra una parte o todas las acciones del capital social de otra. En el momento del cierre del acuerdo deben quedar establecidos elementos como el precio, la participación, el futuro de los trabajadores, etc.

Motivos por los que las empresas adquieren otros negocios

Los motivos que pueden llevar a una empresa a adquirir otra son básicamente los mismos que en el caso de las fusiones: aumentar la cuota de mercado, reducir costes, conseguir mayor capacidad de negociación, ampliar el mercado, ganar posiciones, diversificar la oferta, acceder a tecnologías nuevas y a beneficios fiscales, y llevar a cabo la integración vertical, aunque sin olvidar los supuestos específicos del apalancamiento (es decir, que una empresa consiga financiación para asumir el coste de un determinado proyecto que, de otra forma, no podría llevar a cabo). 

Fusiones y adquisiciones, ¿cuándo apostar por cada opción?

Como has visto, las fusiones y las adquisiciones responden casi siempre a las mismas necesidades de las empresas involucradas. Así que, ¿cuándo se debería apostar por una y cuándo por la otra? Ante todo las organizaciones deben tener presente que las operaciones de M&A son, ni más ni menos, inversiones. Por lo tanto será necesario realizar un estudio de la inversión que va a realizarse y contrastarla con el retorno que se espera obtener. 

Cada empresa es única y sus situaciones no son extrapolables a otros ejemplos, por lo que los equipos directivos deben encargarse de ponderar bien ambas opciones y calcular sus beneficios, sin olvidar, por supuesto, que la fusión conllevaría la pérdida de la personalidad jurídica de alguna de las organizaciones. 

Por otra parte, además de las fusiones y adquisiciones, existe una tercera figura de desarrollo externo que se suele presentar en los mercados: las alianzas entre empresas, una especie de relación sin pérdida de personalidad jurídica de ninguna de las dos partes basada en valores como la solidaridad y la cooperación. Las empresas que deseen llevar a cabo una operación de M&A también pueden valorar esta opción. 

Ebook GRATIS: Innovation Management