Foto predeterminada blog

La Industria 4.0 y el Project Management

Blog |

Actualmente, dentro de las decisiones estratégicas de operaciones, está la decisión de la digitalización de la cadena de suministro, tendiendo a la llamada “Industria 4.0”. Es un término muy en boga, que me gustaría debatir en este post en tanto su impacto en el Project Management.


En muchas fuentes podéis encontrar distintas explicaciones sobre qué tecnologías se incluyen en esta denominación “Industria 4.0”. Como resumen podríamos afirmar que la industria 4.0 es la introducción de tecnologías digitales en las fábricas, digitalizando los procesos productivos para hacerlos más eficientes: se entiende como la 4º Revolución Industrial. El análisis y la interpretación de los datos (Big data) provoca que haya una fabricación más inteligente e informatizada (gracias a la Inteligencia Artificial) y un adaptación e individualización de los procesos, es decir, provoca una mayor eficiencia en los procesos y una mejora en la productividad de la empresa. Incluye también robótica colaborativa, el Internet de las Cosas… Gracias a los cambios propuestos por la industria 4.0, la adaptabilidad al mercado y a sus demandas se hará de forma más rápida y eficiente.


Para una empresa que quiera evolucionar en este sentido comportaría inversiones dedicadas a implantar:



  • Sensorización en la cadena de suministro, especialmente en la parte del proceso productivo, para minimizar mermas.

  • El gemelo digital de la fábrica (“digital twin”), o réplica virtual de la misma.

  • El uso extensivo de la robotización en fábricas y almacenes

  • Realidad aumentada

  • Impresión 3D

  • Sistemas de ayuda a la toma de decisiones (“Decision Suport Systems”), basados en la gestión de los datos captados con inteligencia artificial “machine learning”.


Cuando una empresa decide implantar la "Industria 4.0", lo puede hacer para reducir los costes de fabricación de sus productos, para aumentar la calidad o también para poder ofrecer productos que se diferencien de los que existen en el mercado.


Esta nueva forma de entender las empresas, supondrá una fuerte inversión, no sólo tecnológica sino también a nivel de formación del capital humano, para las empresas que decidan acceder a dicho cambio. Aun así a largo plazo, el control de todos los datos en relación con la producción deberá permitir el control total del proceso productivo, y por lo tanto una mayor optimización de los costes en la cadena de valor. Según un estudio de PwC en 2020 se reducirán costes de producción hasta un 3.6 % y la eficiencia podría aumentar hasta un 4,1%.


La industria 4.0 también se orienta a la mejora de la gestión y relación con los clientes y proveedores. Se flexibilizan los procesos de fabricación adaptando los productos finales a las demandas y necesidades de los clientes e interconecta estas demandas y necesidades con el los proveedores. En una fábrica la introducción de nuevas tecnologías permite mejorar la trazabilidad. Durante todo el proceso productivo se obtiene información a través de sensores que nos permiten saber si se ha producido algún cambio que puede afectar a la calidad final del producto. Todos estos sensores permiten medir diferentes parámetros, que podremos analizar para mejorar y controlar todo el proceso productivo. Y recordemos que la calidad en si es un factor estratégico de competitividad y diferenciación.


A nivel de logística, se podrá optimizar también mediante el Big Data y la interconexión total. Gracias a ello se tendrá una mayor eficiencia en la gestión de envíos, una optimización de rutas (geolocalización de clientes) y reducción en los stocks.


 ¡¡Imaginemos el gran número de proyectos que habrá que gestionar!! Proyectos que impliquen cambio de instalaciones, implantación de nuevos sensores, mejoras en la automatización… Proyectos de transformación de procesos, de adaptación a las nuevas maneras de hacer… Es un trabajo inmenso para una nueva generación de Project Managers, que deberán redefinir el ciclo de vida de los proyectos tradicionales, y ser profesionales en proyectos complejos como los que estamos citando, adaptando las buenas prácticas a situaciones específicas y problemáticas que serán comunes en esta adaptación a la Industria 4.0. Por ejemplo será bueno definir una lista de problemas típicos, y generar registros de riesgos que nos sirvan como guía en la planificación de proyectos de transformación. Incluirán Big Data, Machine Learning, Internet de las Cosas, Impresión 3D, realidad aumentada, robótica colaborativa…


El tener mentalidad de Gestión de Proyectos será el futuro, especialmente en una era de revolución digital de la producción.