Foto artículo del blog de OBS

¿Qué te aporta un máster en dirección financiera?

Blog |

Los mercados actuales exigen cada vez más competencias y conocimientos de quienes se especializan en los negocios y la gestión de empresas. Por ello, matricularse en un máster para estudiar dirección financiera ha pasado de ser una opción exclusiva a convertirse en una necesidad de desarrollo profesional en este campo.

 ¿Qué es la dirección financiera?

La dirección financiera es la función de la empresa que se ocupa de planificar, organizar, dirigir y controlar las actividades financieras, como la adquisición y la utilización de los fondos de la empresa. Implica aplicar principios generales de gestión a los recursos financieros del negocio.

Ebook GRATIS: Blockchain

Alcance y elementos de la gestión financiera

Las decisiones de inversión incluyen la inversión en activos fijos (denominada presupuesto de capital). La inversión en activos corrientes también forma parte de las decisiones de inversión llamadas decisiones de capital de trabajo. En esta área, es conveniente conocer lo que implican los siguientes elementos:

  • Decisiones financieras: se relacionan con la obtención de financiación de diversos recursos que dependerá de la decisión sobre el tipo de fuente, el período de financiación, el costo de la financiación y los rendimientos correspondientes.
  • Decisión de dividendos: el gerente de finanzas debe tomar una decisión con respecto a la distribución de ganancias netas. Las ganancias netas generalmente se dividen en dos:
    1. Dividendo para los accionistas: el dividendo y la tasa del mismo deben decidirse.
    2. Ganancias retenidas: se debe finalizar la cantidad de ganancias retenidas, que dependerá de los planes de expansión y diversificación de la empresa.

¿Cuáles son los objetivos de la gestión financiera?

La gestión financiera generalmente se ocupa de la adquisición, asignación y control de los recursos financieros de interés. Los objetivos que tan bien conocen quienes han decidido estudiar Dirección Financiera pueden ser:

  • Garantizar un suministro regular y adecuado de fondos a la empresa.
  • Asegurar retornos adecuados para los accionistas que dependerán de la capacidad de ganancia, el precio de mercado de la acción, las expectativas de los accionistas.
  • Garantizar la utilización óptima de los fondos. Una vez que se obtienen los fondos, se deben utilizar de la manera más posible al menor coste.
  • Aumentar la seguridad de la inversión, es decir, los fondos deben invertirse en empresas seguras para que se pueda lograr una tasa de rendimiento adecuada.
  • Planificar una estructura de capital sólida: debe haber una composición sólida y justa del capital para que se mantenga un equilibrio entre la deuda y el capital social.

Importancia de la dirección financiera

La dirección financiera es uno de los aspectos más importantes en los negocios. Para iniciar o gestionar un negocio de éxito, se necesitará un excelente conocimiento en este campo, cuya relevancia se debe a varias razones:

  • Ayuda a las organizaciones en la planificación.
  • Asiste a organizaciones en la adquisición de fondos;
  • Ayuda a las organizaciones a utilizar y asignar efectivamente los fondos recibidos o adquiridos;
  • Ayuda a las organizaciones a tomar decisiones financieras críticas;
  • Ayuda a mejorar la rentabilidad de las organizaciones;
  • Aumenta el valor general de las empresas;
  • Proporciona estabilidad económica.

 ¿Necesitas más razones para saber por qué estudiar Dirección Financiera?

¿Cómo convertirse en Director financiero?

Además de la formación universitaria de base, que puede estar en ramas tan diversas como el Derecho, la Administración de Empresas o las Matemáticas, para llegar a ser director financiero es conveniente matricularse en una maestría.

¿Qué estudiar para ser director financiero?

Estudiar Dirección Financiera a nivel de Máster permite adquirir los conocimientos y habilidades necesarios para enfrentarse con éxito a los retos que plantea el día a día de esta exigente profesión.

Funciones del Gerente Financiero en la empresa

  • Estimación de los requisitos de capital: un gerente de finanzas debe hacer una estimación con respecto a los requisitos de capital de la empresa. Esto dependerá de los costos y beneficios esperados y los futuros programas y políticas de interés. Las estimaciones deben hacerse de manera adecuada, lo que aumenta la capacidad de ingresos de la empresa.
  • Determinación de la composición del capital: una vez realizada la estimación, se debe decidir la estructura del capital. Esto implica un análisis de capital de deuda a corto y largo plazo. Esto dependerá de la proporción de capital social que posee una empresa y de fondos adicionales que deben recaudarse de terceros.
  • Elección de las fuentes de fondos: para obtener fondos adicionales, una empresa tiene muchas opciones como:
  1. Emisión de acciones y obligaciones
  2. Préstamos a cargo de bancos e instituciones financieras.
  3. Depósitos públicos para ser dibujados como en forma de bonos.

La elección del factor dependerá de los méritos y deméritos relativos de cada fuente y período de financiamiento.

  • Inversión de fondos: el gerente de finanzas debe decidir asignar fondos a empresas rentables para que haya seguridad en la inversión y sea posible obtener rendimientos regulares.
  • Eliminación del excedente: la decisión de ganancias netas debe ser tomada por el gerente de finanzas. Esto se puede hacer de dos formas:
  • Declaración de dividendos: incluye la identificación de la tasa de dividendos y otros beneficios como el bono.
  • Beneficios retenidos: se debe decidir el volumen que dependerá de los planes de diversificación, innovadores y expansivos de la empresa.
  • Gestión del flujo de caja: el gerente de finanzas debe tomar decisiones con respecto a la gestión del flujo de caja. Se requiere efectivo para muchos propósitos, como el pago de sueldos y salarios, el pago de facturas de electricidad y agua, el pago a los acreedores, el cumplimiento de las obligaciones actuales, el mantenimiento de existencias suficientes, la compra de materias primas, etc.
  • Controles financieros: el director financiero no solo tiene que planificar, adquirir y utilizar los fondos, sino que también debe ejercer control sobre las cuentas de la empresa. Esto se puede hacer a través de muchas técnicas como el análisis de la razón financiera, el pronóstico financiero, el control de costes y ganancias, etc.

¿Por qué estudiar dirección financiera?

Un profesional de los negocios que hubiese estado hibernando durante dos décadas y que de pronto despertara en nuestra época, no podría creer el panorama que tiene delante: procesos financieros altamente ágiles y complejos y una globalización que ha dado pie al aumento de la competitividad.

Si dicha persona quisiera ponerse al día para estar a la altura del nuevo contexto, lo más normal es que optara por una formación especializada que le permitiera entender todo lo que ha pasado durante su estado de reposo e hibernación. 

Esto es lo que les ha ocurrido a numerosos profesionales de los negocios y la gestión empresarial, especialmente aquellos que provienen de modelos tradicionales en los que las nuevas tecnologías y los procesos ágiles aún no habían hecho su aparición. Para ellos, sin duda, esto ha supuesto un doble esfuerzo.

Sin embargo, estudiar Dirección Financiera, por ejemplo, matriculándose en un máster no es una opción necesariamente cerrada a profesionales de este perfil. También los que se consideran nativos de internet y las nuevas tecnologías tienen motivos de sobra para optar por una formación de este tipo.

Todo va demasiado rápido en la actualidad. Los conocimientos caducan con rapidez, los mercados son cada vez más complejos y las estrategias financieras requieren medidas eficaces para alcanzar los objetivos corporativos.

Máster en dirección financiera: aportes y beneficios

Sea cual sea tu caso, lo único cierto es que si decides estudiar un máster en dirección financiera estarás accediendo a aportes que te harán mejor profesional en todos los sentidos. Analicemos algunos de dichos aportes:

  • Flexibilidad. Los profesionales de la gestión financiera se enfrentan hoy día a dos retos: extender y descentralizar las responsabilidades en cada una de las áreas de las empresas y adaptarse a los cambios propios del entorno financiero, que son numerosos y suceden rápido. En eso consiste la flexibilidad.
  • Tendencias globales. El máster en dirección financiera también te pone al tanto de las principales tendencias en el sector, las cuales cambian en función de los avances tecnológicos, sociales y económicos de los entornos. El director financiero del siglo XXI no puede simplemente tener una referencia de todo lo que sucede a su alrededor; debe formar parte de ese entorno, entenderlo en su totalidad y actuar en consecuencia de ello.
  • Nuevas fuentes de referencia. Otra de las aportaciones de este programa formativo tiene que ver con el plano teórico. Ampliar los conocimientos supone también el direccionamiento a nuevos autores, estudios, investigaciones y, en general, fuentes de consulta y apoyo. O dicho de otra forma: los cambios no sólo ocurren en el plano práctico; también en lo que se relaciona con los conceptos.

Además de estos beneficios, un máster en dirección financiera también te proporciona ventajas propias de la escuela o el centro de estudios en el que lo realices, como por ejemplo los contactos, las certificaciones, el prestigio internacional, etc. ¿Ya sabes por qué estudiar dirección financiera?

Ebook GRATIS: Blockchain