tipos de salarios

¿Qué tipos de salario existen y qué ventajas presentan?

Blog |

Tu proyecto de empresa está en marcha, has seleccionado a los equipos de trabajo que estarán a tu lado y te preparas para acordar con ellos las condiciones contractuales. Y es justo en uno de los temas relacionados, el del salario, donde flaqueas; no tienes casi información al respecto y te sientes sin poder de negociación. 

No eres el primero ni el último al que le sucede algo así. Sin embargo, eso no significa que acuerdes la primera cantidad que se te venga a la cabeza u otras que, a largo plazo, afecten considerablemente el compromiso de tus trabajadores.

Ebook GRATIS: Blockchain

Lo que te proponemos, más bien, es que hagas un repaso por los distintos tipos de salario que existen en el mercado laboral y que a partir de esa información decidas cuál es el que más le conviene a tus colaboradores. De hecho, no tiene por qué ser uno solo; puedes optar por varios en función del cargo o la persona.

Fórmate en RRHH: Haz click aquí e infórmate sobre nuestro Máster en Dirección de Recursos Humanos

  • Sueldo es la retribución mensual fija que recibe un trabajador por hacer su labor, es decir, el precio que se le paga por su trabajo. Esta cantidad está pactada mediante un contrato entre el trabajador y la empresa, e incluye beneficios laborales. Dentro del sueldo tenemos que distinguir entre el sueldo bruto, es decir, el dinero total que recibe el trabajador; y el sueldo neto, que es el sueldo que recibe el trabajador una vez se le han descontado los impuestos. Por lo tanto el salario neto será siempre menor que el bruto.
  • Salario es una cantidad que recibe un trabajador por hacer su labor, pero en este caso no es fija, sino variable, y no incluye beneficios laborales. Se calcula por unidades de tiempo trabajadas (horas o días). Por lo tanto su salario varía en función de las horas trabajadas. Está regulado por el salario mínimo interprofesional o SMI.

¿Cuáles son los tipos de salario?

La palabra salario proviene del latín ‘salarium’, que significa algo así como pago con sal. En el antiguo Egipto, a los trabajadores se les remuneraba con sacos o toneladas de este producto, pues entonces suponía un valor especial al ser útil para conservar las carnes. Era una moneda de cambio, incluso para intercambiar esclavos.

A partir de entonces no sólo se popularizó el uso de la palabra, sino que han surgido tipos de salarios según varios factores, entre ellos:

Salario por unidad de obra

Este tipo de salario es el que se recibe en función de la cantidad de trabajo realizado, sin importar cuánto tiempo se haya empleado para desarrollarlo. Lo importante, pues, es que la obra haya finalizado para que el trabajador pueda así recibir la remuneración. También se le conoce como salario a destajo.

Salario por unidad de tiempo

En este caso hablamos del dinero que recibe un empleado durante el tiempo que le cuesta realizar una tarea, sin tener en cuenta otros aspectos como la cantidad de trabajo. Este tipo de salario puede ser de un día, una semana, un mes, un trimestre, un semestre o incluso un año.

Salario mixto

Nos referimos a aquel salario que se encuentra en un punto intermedio entre el salario por unidad de obra y el salario por unidad de tiempo, y consiste en remunerar al trabajador con una cantidad fija por tiempo de trabajo más una serie de variables en función a la cantidad de trabajo que lleven a cabo en ese tiempo.

Salario nominal

Este es uno de los salarios más habituales que existen y se refiere a la retribución que recibe el empleado por una jornada de trabajo. Es lo que comúnmente denominamos ‘nómina’.

Salario en metálico

Es el que se paga con la moneda legal y en vigor del lugar en el que se realiza el trabajo. La persona que lo recibe tiene la facultad de realizar pagos en efectivo o ‘en metálico’. Esta modalidad de salario se ha visto reducida considerablemente en las últimas décadas con el auge de los recursos digitales y el servicio de banca online de las entidades bancarias.

Salario en especie

Es aquel que se paga con medios o bienes diferentes al dinero, por ejemplo con ropa, artículos para el hogar, comida, bonos o incluso con bienes inmateriales y servicios como el alojamiento o las clases a domicilio.

Por otra parte, también merece la pena tener en cuenta el concepto de salario real, que se refiere a los bienes materiales o inmateriales a los que el trabajador puede acceder tras recibir el pago; es decir, refleja su poder adquisitivo.

¿Qué no se considera salario?

Por último, cabe destacar que existen algunas retribuciones que recibe el trabajador por unidad de tiempo que no se consideran salario y que están recogidas en la página web del Ministerio de Empleo. Son las siguientes:

  • Indemnizaciones o suplidos por los gastos realizados como consecuencia de su actividad laboral.
  • Prestaciones e indemnizaciones de la Seguridad Social.
  • Los pluses de distancia y transporte.
  • Indemnizaciones correspondientes a traslados.
  • Indemnizaciones correspondientes a suspensiones o despidos.
  • Dietas por alojamiento y manutención.

 Y después de esta explicación, ¿todavía tienes dudas? Si es así cuéntanos en comentarios qué preguntas tienes y nuestros expertos te las responderán. 

Ebook GRATIS: Blockchain