Foto artículo del blog de OBS

¿Te importa si te copian o prefieres que te imiten?

Blog |

Uno de los principales riesgos de la innovación son la copia y las falsificaciones. Cuando uno tiene éxito y es habitual que surjan competidores que quieren ganar dinero en el mercado en el que estamos triunfando. Esta competencia es legítima. Y que también surjan imitadores que quieren hacer cosas como las que comercializamos. Pero la frontera entre lo que es legítimo y lo que es legal es la que se cruza cuando pasamos de la imitación a la copia.


La importancia de las falsificaciones se constata en el hecho que durante el mes de junio de cada año se celebra el Día Mundial contra la Falsificación. Uno de los organismos que de forma sistemática está evaluando el coste que suponen las falsificaciones es la (EUIPO). Así, en su último informe recientemente publicado, estima que en sólo trece sectores las falsificaciones suponen a lo largo de toda la cadena de valor unas pérdidas de 100.000 millones de euros al año. Los costes son especialmente importantes para las pequeñas empresas porque el efecto en su facturación es mayor que para las grandes empresas.


El tema de las posibles falsificaciones es por tanto un factor que debe considerarse cuando se empieza a desarrollar un proyecto de innovación. Por eso deberíamos prever que mecanismos de protección de nuestras innovaciones vamos a considerar incorporar en ese proyecto. Esto requiere de la colaboración o participación en el equipo del proyecto de todas las áreas de la empresa que de forma directa o indirecta pueden verse implicadas en temas de falsificación.


Veámoslo para las principales áreas de la empresa:



  • Área de I+D+I y Técnica: Cuando se desarrollan innovaciones esta área debería ser consciente de cuáles son los elementos de estas innovaciones que suponen los factores diferenciales que aportan el valor añadido más importante para ponerlo en consideración. Estos factores pueden ser como consecuencia de una actividad inventiva por lo que se podrían proteger mediante patente o modelo de utilidad, pero también pueden ser elementos de aspecto o de forma por lo que podrían ser protegidas mediante diseño industrial. Pero también deben exponer aquello que debería ser protegida como “secreto industrial” y, por tanto, introducirse en el procedimiento establecido para este último caso. Pero esta área debe ser consciente que al desarrollar innovaciones podría inconscientemente, o por desconocimiento, infringir patentes, modelos de utilidad o diseños de terceros. Por ello, deberían de tener un sistema de vigilancia al respecto.

  • Área de Operaciones y Logística: En esta área el efecto de las falsificaciones podrían ser en el área de logística especialmente en las devoluciones de productos o en las reclamaciones de clientes. Por ello, la detección de productos falsificados que quieren devolverse como auténticos debería tener un procedimiento conocido por las personas que atienden esas reclamaciones.

  • Área Financiera y Legal: Este es el área que debería  ser responsable de la tramitación de los diversos registros de protección industrial, aunque luego pueda delegar la operativa en terceros tanto interna como externamente. Su importancia no estriba solo en ser quién gestiona esos registros sino porque debería establecer los mecanismos para actuar en caso de infracción por parte de terceros, y también para cómo se debe actuar cuando se producen afectaciones a la imagen de la empresa.

  • Área de Marketing y Ventas: Esta es el área que está en contacto con los clientes y con el mercado. Por eso, se deberían establecer procedimientos y formación especialmente a los comerciales que se mueven por el territorio para que sean sensibles a las falsificaciones. Así si un comercial en sus visitas comerciales detecta falsificaciones de sus productos debería informar a la empresa de lo que ha visto y donde para que desde el área correspondiente se tomen las medidas oportunas.

  • Dirección General: Desde esta área se ha de hacer una supervisión de las políticas y procedimientos que se han establecido respecto las falsificaciones. Pero también debe ser la cara visible de la marca cuando el efecto de las falsificaciones puede afectar a su prestigio. Hay que ser consciente que puede haber clientes que compren productos falsificados creyendo que son productos originales por lo que deberíamos considerar que es lo que más conviene a la imagen de la marca.


Pero no nos hemos de olvidar de nuestros empleados, porque ellos también deben ser conscientes de lo que suponen las falsificaciones y de cómo pueden afectarlos. Por eso, debería existir un canal de denuncia que pudieran utilizar cuando fuera de la empresa encuentran productos que creen pueden ser falsificados y quieran explicarlo.


Si queremos ser innovadores hemos de prever que nuestro éxito en un océano azul hará que se acerquen tiburones para convertirlo en un océano rojo. Por eso, hemos de intentar poner las barreras que nos permitan mantener alejados de ese océano a esos implacables tiburones. Y, por ello, debemos conocer y analizar como las nuevas tecnologías que existen o que vayan apareciendo nos pueden ayudar o bien a impedir que falsifiquen nuestros productos o detectar que productos son falsificados y donde se encuentran.