Foto artículo del blog de OBS

Almacenamiento caótico, IoT y AI. La clave de la organización

Blog |

Cada vez que se habla de almacenamiento y centros de distribución, uno imagina estanterías organizadas por filas y columnas, que guardan mercancías perfectamente agrupadas por tipología, frecuencia de rotación, tamaño, peso, código, etc., gestionados por un estructurado sistema de gestión de almacenes (WMS – warehouse management system). Este tipo de almacenes, que naturalmente podríamos llamarlos clásicos, tienen algunas desventajas que hacen a la agilidad y al uso del espacio.

Como hemos mencionado reiteradas veces en otros post y de seguro lo seguiremos haciendo, el e-commerce ha creado clientes con necesidades de entregas inmediatas, además de compras con combinaciones de productos de lo más extrañas en cuando a tipología, tamaño, caducidad, peso y procedencia. Por ejemplo, suponga el lector, una compra online compuesta por un libro, un producto de limpieza y varios alimentos. Llega el pedido al almacén y el operador debe conformar el pedido (picking), ubicando el rack correspondiente a cada producto, a lo largo de toda la nave. Por supuesto que esta operación natural atenta con el lead time de entrega.

Un concepto opuesto es el almacenamiento caótico. En este sistema, los productos entrantes se colocan aleatoriamente en el espacio de estantería disponible dentro del almacén, sin tener en cuenta las ubicaciones detalladas. Claro está que para garantizar un óptimo control del inventario y la ubicación exacta de cada SKU, es fundamental contar con un buen WMS, con scanners y códigos de barras, QR o similar. Más allá de la paradoja de su nombre, los SKU no están dispuestos de forma aleatoria ni casual, sino que están basado en la rotación de las existencias.

Con la información recabada del Big Data y el soporte de la Inteligencia Artificial, es posible conocer la combinación de las referencias que serán solicitadas por los clientes, de forma tal de agruparlas por artículos complementarios y/o sustitutos. Por ejemplo, es altamente probable que si un cliente compra pastas secas, también compre salsa de tomates. Por lo tanto, las salsas de tomates deben estar cerca de las pastas secas.

Si bien un almacén con un ordenamiento caótico puede parecer inoperante, la realidad es que aumenta la eficiencia y agiliza los procesos. Esta es una de las principales razones del éxito de Amazon Prime, donde su reputación se basa, entre otras, en la altísima capacidad de entrega que permite, a ciertos clientes, recibir sus productos en un tiempo de dos horas o menos.

A continuación, se citan algunas ventajas del chaotic warehousing:

  • Maximiza el aprovechamiento de la capacidad del almacén, acercándose a la capacidad física de diseño.
  • Ágil adaptación a los cambios en el stock almacenado, sin sufrir variaciones operativas.
  • Acelera la selección y colocación de los SKUs.
  • Los operadores no necesitan memorizar el diseño del almacén.
  • Operaciones son más precisas. La disposición desordenada de los productos reduce la probabilidad de que los operarios cometan errores.
  • Elimina los movimientos innecesarios de ida y vuelta para cumplir un pedido con contenidos variados.

Por supuesto que el soporte tecnológico y la conectividad son fundamentales en la gestión de un almacenamiento caótico, pero de seguro es mucho más ágil y eficiente que el almacén tradicional. Un ordenamiento caótico es una alternativa a tener en cuenta, principalmente vislumbrando la tendencia del e-commerce y la Internet de las Cosas.