vision empresarial

¿Cómo definir la visión empresarial de mi negocio?

Blog |

La visión empresarial es un elemento ligado estrechamente a la identidad moral de un negocio. Por ello, lo más normal es que se defina en las primeras etapas del ejercicio comercial de las empresas o incluso en las fases previas de su constitución.

No sólo se trata de lo que cada negocio busca en el mercado en el que ha decidido intervenir. En realidad, es un concepto que va mucho más allá y que tiene que ver con la manera en que la dirección cree que se llevarán a cabo las estrategias de mercado de un negocio y cuáles son sus opciones reales de posicionamiento.

Pero, ¿cómo puede una empresa definir su visión empresarial y cómo puede asegurarse de llevarla a buen puerto? A continuación te explicamos todas las claves. ¡Atento!

¿Qué es la visión empresarial? Ejemplos

La visión empresarial, también llamada visión institucional, es la proyección del futuro de una empresa. Por lo tanto, ¿cómo definimos la visión institucional o empresarial? Se trata de una declaración que indica hacia dónde se dirige la empresa a largo plazo y en qué quiere convertirse en el futuro. La visión empresarial marca el rumbo del plan de acción, y de esta decisión dependerá en gran medida el rendimiento del negocio y el papel que este ocupará en el mercado. Por ejemplo: si tienes una empresa de productos eco-friendly, tu visión podría ser convertirte en una empresa referente en cuanto a economía circular. 

Ebook GRATIS: Gestión empresarial

Pero, ¿cuál es la visión de una empresa? ¿Cómo se establece? Depende. No todas las empresas entienden su labor de la misma manera. Aunque pertenezcan al mismo mercado, entre ellas siempre existirán diferencias en su enfoque de servicios o en los valores y elementos que consideren más importantes.

Veamos un ejemplo: las empresas A y B compiten en el mercado de la distribución de frutas en una capital española. Sin embargo, pese a que sus tácticas de comercialización son más o menos las mismas, no sucede lo mismo con sus prioridades: mientras a la empresa A le interesa garantizar la calidad del producto en sus tiendas, la motivación de la empresa B es ampliar cada vez más su red de cobertura y abrir nuevos locales. Como vemos, son dos visiones estratégicas distintas.

¿Cómo elaborar una visión empresarial?

Como ves, responder a la cuestión ¿cuál es la visión de una empresa? no es sencillo ni se reduce a un asunto meramente teórico. De hecho, a la hora de hacerlo debes tener en cuenta al menos 5 pasos básicos para garantizar buenos resultados:

1. Determinar el marco de referencia del negocio, es decir, el área en el que se moverá y las condiciones en que lo hará. Por lo general, dicho marco se suele prever para períodos de 5 años.

2. Materializar la misión de la empresa, que es algo relacionado con el rol del negocio en el contexto social y económico en el que opera.

3. Tener en cuenta los objetivos a medio y largo plazo del negocio, dado que estos son el origen de la acción comercial. Una vez hayas definido la visión empresarial, esta servirá de base para futuros objetivos y planes.

4. Integrar la suma de valores que definen la empresa, no solo de cara a los clientes sino también a nivel interno. Recuerda que los valores corporativos influyen tanto en las labores diarias de la organización y en sus distintos niveles, como en las decisiones de mayor alcance.

5. Crear cultura empresarial, es decir, sentar las bases para que todos los integrantes del negocio compartan una serie de principios y metodologías que determinarán la manera de ser y de actuar de la organización.

6. Antes de tomar cualquier decisión al respecto, no te olvides que al definir la visión empresarial estamos sentando un referente que influirá en las etapas esenciales de cualquier negocio: creación, nacimiento, crecimiento, consolidación y permanencia.

¿Cómo se puede desarrollar la visión estratégica?

Para que tu visión empresarial o estratégica sea realizable y factible, debes tener en cuenta varios puntos: 

  • Establece objetivos tangibles: esto quiere decir que las metas a alcanzar deben ser muy claras para que se sepa exactamente cuándo se cumplen. Por otra parte, esto hará que la empresa establezca un rumbo claro y su trayectoria no se desvíe a causa de malentendidos. 
  • Sé realista: esto no quiere decir que no seas ambicioso, pero sí debes tener claro si tu empresa cuenta con los medios necesarios para alcanzar los objetivos que te fijes. 
  • No olvides tu misión, es decir, la razón de existir de tu empresa. En este sentido es importante que te asegures que la visión de tu empresa no interfiere con su misión (por ejemplo, no sería lógico que la visión de una empresa que se dedica a los productos de lujo fuera poner esos productos al alcance de todos). Los casos de visión y misión empresarial más exitosos siempre van en consonancia. 
  • Adáptate: cuando el panorama lo requiera, no tengas miedo en dar matices a tu visión estratégica. Un ejemplo negativo es este sentido fue Victoria’s Secret, cuya visión era crear lencería para la mujer ideal. Cuando los ideales de belleza y comodidad cambiaron, la marca no cambió su visión, lo cual la ha llevado a perder su liderazgo en el mercado. 

Y tu empresa, ¿qué visión empresarial tendría? 

Ebook GRATIS: Gestión empresarial