Foto predeterminada blog

Green Project Management: Aspectos clave

Blog |

En posts anteriores tratamos una nueva tendencia en la gestión de proyectos como es el “Green Project Management”; establecimos qué importante es el tener en cuenta aspectos de medio ambiente y sostenibilidad para poder desarrollar proyectos en el contexto actual. A buen seguro será un área de conocimiento por sí misma en la gestión de proyectos, y además un área transversal a todos los procesos.


Estamos de acuerdo en que todos los proyectos afectan al medio ambiente de alguna manera y es el Project Manager quien de forma más efectiva puede ayudar a mitigar su impacto. Pero, ¿qué pueden hacer los Directores de Proyecto? ¿Por dónde comenzar? ¿A qué aspectos se debe prestar mayor atención?


El primer paso es tomar en consideración los efectos ambientales del proyecto y del producto resultante. A partir de ahí, se requiere un cambio de pensamiento. Como gestor de proyectos, hay que ir más allá de los confines del proyecto y tener en cuenta:



  • El ciclo de vida completo del producto: la responsabilidad de la organización en materia de sostenibilidad no finaliza al entregar el producto y dar por concluido el proyecto. Si durante la ejecución se ha ahorrado energía y se han minimizado los desechos pero lo que se entrega requerirá, por ejemplo, un consumo eléctrico desmesurado todo el esfuerzo quedará en nada. Por eso, además de en la producción, hay que buscar el adquirir una perspectiva completa que incluya la distribución y el uso o disposición del producto resultante del proyecto.

  • Las partes interesadas: desde una óptica extensiva que incluya a futuras generaciones, no sólo de usuarios del producto o de sus resultados, sino como habitantes del planeta. Hay que tomar decisiones pensando en los que heredarán el medio ambiente en el largo plazo.


Pese a que,  a primera vista, pueda parecer utópico, esta forma de actuar y este enfoque de la gestión es una cuestión de priorización. No hace falta irse al largo plazo para darse cuenta de que las prácticas sostenibles son buenas para los negocios. Prueba de ello es que:



  • La adopción de una estrategia ambiental aumenta las posibilidades de éxito del producto y el proyecto.

  • La comprensión de los aspectos de un proyecto relacionados con sus sostenibilidad contribuye a facilitar la identificación y mitigación de riesgos.

  • El planteamiento de ejecución de un proyecto en base a los principios del Green Project Management ayuda a los equipos no sólo a hacer lo correcto en su labor puntual dentro del proyecto, sino también a hacer las cosas bien para el negocio en general.

  • La visualización de proyectos a través de la lente ambiental fomenta la perspectiva a largo plazo y permite que el proyecto se beneficie de todas las ventajas de esta tendencia desde el momento presente.

     


A nivel de proyecto, avanzar hacia una cultura sostenible puede ser la diferencia entre unos buenos resultados y los mejores. No obstante, conseguirlo depende de la integración de los objetivos de sostenibilidad en las prácticas de gestión de proyectos;  algo que puede conseguirse si se observan las siguientes 5 recomendaciones:



  1. Integrar los objetivos de sostenibilidad en toda la organización a través del liderazgo.

  2. Enlazar las metas del Green Project Management con los resultados finales de proyecto.

  3. Realizar un seguimiento en base a métricas del progreso en materia de sostenibilidad.

  4. Tener en cuenta los riesgos, así como las oportunidades, para determinar el valor total de opciones sostenibles y entender el impacto ambiental de las decisiones que se toman.

  5. Compartir la visión con todos los socios de la organización y a todos los niveles de proyecto para conseguir que el compromiso no termine con la entrega sino que se prolongue a largo plazo, aumentando así la eficacia de las políticas de sostenibilidad.


Los Project Managers que quieran ser realmente efectivos en su gestión sostenible deberían seguir por ejemplo las recomendaciones de los autores del libro "Green Project Management", Richard Maltzman y David Shirley, y tratar de:



  • Convertirse en agentes de cambio y desarrollar una estrategia “verde”.

  • Colaborar en la creación de un plan de gestión ambiental a nivel de empresa.

  • Encontrar la forma de conectar el  plan de gestión ambiental de la organización con los objetivos de proyecto.

  • Asegurarse de que la sostenibilidad está integrada desde el principio en el planteamiento del proyecto y en su planificación, igual que se hace con aspectos tan prioritarios como la calidad.


Tal y como el Project Management Institute pone de manifiesto en su estudio “The bottom line on sustainability” , las empresas que invierten en el desarrollo del talento orientado a la sostenibilidad en sus equipos de proyecto obtienen magníficos beneficios. De acuerdo con un estudio realizado por el MIT Sloan Management Review y The Boston Consulting Group, el 68% de los líderes empresariales citó la mejora de la rentabilidad financiera como un beneficio de las inversiones de su organización social en prácticas responsables con el medio ambiente. A ello hay que sumarle que, tal y como apunta la investigación, las empresas que implementan iniciativas de sostenibilidad efectivas, tienden a descubrir más oportunidades para reducir costos, crean nuevas fuentes de ingresos y logran desarrollar modelos de negocio innovadores, poniéndose así por delante de los competidores.