Foto artículo del blog de OBS

Liderazgo participativo: ¿más pros que contras?

Blog |

Quienes escogen el estilo de liderazgo participativo, en lugar de tomar decisiones autocráticas, buscan involucrar a otras personas en el proceso. Es común que recurra a subordinados, compañeros, superiores y otras partes interesadas. El factor diferencial entre unos y otros líderes dentro del mismo estilo radica en cuánta influencia se da a los demás.

Ebook GRATIS: Que hace un líder

Dentro del estilo de liderazgo participativo pueden verse diferencias importantes, que obedecerán a las preferencias y creencias de quien lo aplica, pero también a las características y motivación de los que se ven alentados a participar en los procesos de decisión.

Así, podría hablarse de distintos supuestos, como:

  • Decisión propuesta por el líder para que sea valorada por el equipo. La acción que se emprenda dependerá de la retroalimentación recibida.
  • Propuesta realizada por parte del equipo que el líder deberá sopesar antes de actuar.
  • Decisión conjunta tomada entre el líder y el equipo donde todos actúan como iguales.
  • Delegación completa de la decisión al equipo que determinará la acción a emprender tras valorar la situación.

Además de estos supuestos, también hay que tener en cuenta que, en función del carácter del líder en algunos casos se venderá una idea al equipo, en otros se expondrán los objetivos, a falta de decidir los medios y también pueden darse situaciones en que se establezcan incluso las metas a alcanzar por consenso.

Pero el nivel de participación siempre terminará marcando los resultados y éste viene a su vez determinado por el tipo de decisión que haya que tomar. No es lo mismo decidir acerca de cómo implementar metas, que extraer conclusiones que impulsen a la acción tras conocer los resultados de una evaluación de desempeño.

Ventajas e inconvenientes del liderazgo participativo

El liderazgo participativo es beneficioso para la organización, en tanto en cuanto impulsa la aparición y desarrollo de nuevos líderes. Ése es su principal valor. Pese a que puede ser percibido como un estilo facilitador, no se queda ahí ya que en realidad está preparando el futuro de la empresa.

Además, su aplicación conlleva ventajas como:

  • Implica una participación activa de todos los miembros del equipo, lo que les hace demostrar su creatividad, habilidades y talento.
  • Ayuda a descubrir activos ocultos que, de otra forma, quizás no podrían ser identificados.
  • Supone una importante contribución al crecimiento del equipo y también de la organización.
  • Fomenta la igualdad de oportunidades en la empresa.
  • Impulsa la toma de decisiones innovadoras y evita encasillarse en determinados cursos de acción.
  • Es de gran ayuda a la hora de señalar la fuerza y las debilidades de cierto enfoque por lo que mejora la calidad de la toma de decisiones empresarial.

Sin embargo, también tiene algunos inconvenientes. Los contras del estilo de liderazgo participativo están relacionados con:

  • La toma de decisiones se ralentiza al tener que hacerse de forma consensuada e intervenir tantos actores en el proceso.
  • El procedimiento en sí puede restar eficacia a la decisión.
  • La plantilla puede sentirse presionada o estresada por tener que ocuparse de cuestiones que excedan su preparación.
  • La transición hacia otros estilos de liderazgo, cuando sea requerida en momentos puntuales, puede percibirse como algo negativo.

Los que defienden el liderazgo participativo buscan que las habilidades y talentos de cada miembro del equipo sean empleadas para llegar a la mejor decisión, pese a que el responsable último de tomarla sea el propio líder, en la mayoría de los casos. Compartir ideas, opiniones y talento es eficaz para diferenciarse y avanzar hacia el éxito.

¿Cuál es el estilo de liderazgo más habitualmente usado en tu negocio?

Ebook GRATIS: Que hace un líder