Foto predeterminada blog

Los errores más comunes al registrar un nombre

Blog |

Registrar un nombre comercial es fundamental para cualquier empresa. Aunque realmente no es un trámite complejo, si que lleva algo de tiempo y es común que surjan algunas dudas e incluso se produzcan una serie de errores que pueden retrasar el proceso. En esta ocasión vamos a ver los fallos más habituales para saber además cómo evitarlos.


 


 


 


No pensar en la internacionalización


 


Cuando un negocio está dando sus primeros pasos es lógico querer ser precavidos a la hora de planificar la estrategia de expansión. Pero hay que tener en cuenta que el nombre es para siempre, así que en este caso sí hay que pensar a largo plazo.


 


Ebook GRATIS: Propiedad intelectual

 


Es posible que esa nueva empresa dentro de unos años esté lista para saltar al mercado internacional y no es bueno que su nombre sea un obstáculo, algo que puede ocurrir si es un término que en otra lengua puede sonar extraño o usa caracteres que no sean reconocibles fuera de los países en los que se habla el castellano, como ocurre con la Ñ.


Por tanto, hay que procurar elegir un nombre que también suene bien los mercados extranjeros y pueda recibir una buena acogida.


 


No hacer una verificación previa


El proceso de elección de nombre es más complicado si hay varios socios implicados. Así que no conviene perder el tiempo y asegurarse previamente de que el nombre del que más se está hablando entre los partícipes de la empresa está disponible.


Para saber si una marca está registrada se puede hacer una consulta en la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), revisando incluso datos a nivel internacional. Otra alternativa es el localizador de marcas y patentes online del Ministerio de Industria. Esta actividad tan sencilla puede ahorrar mucho tiempo en la toma de decisión sobre el nombre de la marca. 


 


No hacer un seguimiento del proceso al registrar un nombre


Con frecuencia se suele creer que basta con hacer el trámite de registro y ya está todo listo, pero esto es solo el principio. Después de presentar la documentación comienza un trámite en el que la OEPM examinará si todo es correcto y procede la inscripción.


Puede ocurrir que esta entidad perciba algún fallo, o que detecte que falta documentación. En este caso contactará con el interesado para que subsane los errores. Pero si no se está atento a cómo va el procedimiento, es posible que el proceso se acabe paralizando por falta de acción del interesado, lo que da lugar a un tiempo de espera todavía mayor para tener el nombre registrado.


 


No prestar atención a la visibilidad online


Hoy en día cualquier negocio necesita tener visibilidad online, y para eso es importante que cuente con una página web que sea fácil de encontrar. Lo lógico es que el nombre de la empresa y el nombre del domino coincidan, puesto que cualquier interesado que quiera saber más sobre la empresa lo primero que hará será una búsqueda en Internet.


Esto hace importante revisar si está disponible el dominio con el nombre de la empresa. Si lo está, conviene comprarlo para asegurarlo y seguir mientras tanto con el trámite del registro del nombre.


Prestando atención para no cometer estos errores tan comunes cuando se intenta registrar un nombre, el proceso será mucho más rápido y sencillo. Si te interesa este tema y quieres aprender más, no te pierdas nuestro Máster en Patentes, Marcas y Propiedad Intelectual.


 


Ebook GRATIS: Propiedad intelectual