cooperativas

Ventajas y desventajas de una cooperativa

Blog |

Las cooperativas son el tipo de organización empresarial más conocida dentro de la economía social, pero ¿qué son exactamente, cómo funcionan y por qué son tan populares? A continuación explicamos todo lo que necesitas saber sobre las cooperativas para que comprendas en qué consisten y cuáles son las ventajas y desventajas que presentan respecto a otros tipos de organización empresarial. ¡Lee con atención!

¿Qué es una cooperativa y cómo funciona?

Una cooperativa es la unión voluntaria de personas físicas o jurídicas, con la finalidad de crear una organización común por la producción de un bien o la prestación de un servicio.

Para su constitución se precisa un mínimo de 3 socios para las cooperativas de primer grado y 2 para las de segundo grado. La razón social es el nombre de la cooperativa en cuestión más “Sociedad Cooperativa” o “S. Coop”. Por otra parte, no es posible transmitir su propiedad, por lo que la única forma de hacerlo es mediante la baja de los socios.

Ebook GRATIS: Gestión empresarial

Una vez claro el término principal de cooperativa, siempre existen una serie de dudas que son comunes a la gran mayoría de personas. Algunas de estas preguntas frecuentes son las siguientes: 

¿Qué es ser asociado de una cooperativa?

Ser asociado de una cooperativa significa ser miembro de pleno derecho de la misma. Los socios pueden ser personas físicas o jurídicas, públicas o privadas y comunidades de bienes que aporten a la cooperativa la cantidad económica necesaria. Además deberán cumplir requisitos establecidos en la Ley de Cooperativas.

¿Cómo se trabaja en una cooperativa?

En las cooperativas de trabajo los trabajadores, que son a la vez dueños de la empresa, trabajan de forma común para conseguir que la empresa funcione y sea capaz de ofrecer ciertos productos o servicios retribuidos. Es decir, funciona igual que una empresa al uso, solo que las decisiones se toman de forma democrática entre todos los miembros de la cooperativa, cuyo objetivo es conseguir un trabajo estable, bien remunerado y que les permita conciliar su vida laboral con la personal. 

¿Cuánto dinero hace falta para montar una cooperativa?

El importe inicial depende de cada Comunidad Autónoma, más una serie de gastos menores como el certificado negativo de nombre, la escritura pública notarial o la inscripción en el registro mercantil. El capital social mínimo quedará reflejado en los Estatutos de la Cooperativa.

¿Cuáles son las responsabilidades de cada miembro en la cooperativa?

La responsabilidad de cada miembro queda limitada al capital aportado. Cabe destacar que cada socio tiene derecho a un voto, independientemente de cuál haya sido la cantidad que haya aportado a la cooperativa

¿Qué impuestos paga una cooperativa? 

Las cooperativas pagan el Impuesto de Actividades Económicas, Impuesto de Bienes e Inmuebles e Impuesto de Sociedades. Sin embargo, gozan de ventajas fiscales y en ocasiones, de exenciones, como por ejemplo del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales o el de Actos Jurídicos Documentados. 

¿Cuáles son los beneficios de una cooperativa? 

La cooperativa presenta una serie de ventajas respecto otras formas societarias que son las siguientes: 

  • Capital social variable: el capital social se estipula en los Estatutos, por lo que se puede adaptar a las posibilidades de los socios que deciden emprender la cooperativa.
  • Responsabilidad limitada: los socios solamente son responsables por el capital que han aportado, no más.
  • Bonificaciones fiscales: por su especificidad, pueden gozar de determinadas exenciones y bonificaciones a nivel fiscal.
  • Libre adhesión: los socios se dan de alta y baja en el momento que lo deseen.
  • Toma de decisiones democrática: todos los socios participan en el proceso de decisión. De esta forma se consigue un gran consenso delante de cualquier reto a afrontar y se fomenta la implicación de todo el mundo.
  • Gestión normalmente austera y poco arriesgada: al tener que tomar la decisión en grupo, normalmente la mayoría son adversos al riesgo y no se precipitan en determinadas inversiones que puedan poner en riesgo el futuro de la cooperativa. 
  • Alta comunicación entre los socios: al estar todas las personas muy involucradas en el funcionamiento, entre ellas hay mucha comunicación y la transmisión de información acostumbra a ser rápida y eficaz.
  • Existe la posibilidad de inscribirse al régimen de la Seguridad Social en cualquier forma, ya sea en el régimen general o como autónomo.
  • Hay programas gubernamentales que les facilitan la financiación: normalmente, las entidades de crédito no están muy abiertas a conceder financiación a cooperativas. Por ese motivo, con el fin de fomentarlas, la Administración Pública acostumbra a ofrecer programas para que este tipo de empresas consigan la financiación que necesitan.
  • Están exentas de gastos de registro e impuesto sobre la renta: en la misma línea que lo anterior, para conseguir que sean viables y que aparezcan más cooperativas en todo el territorio, gozan de estas ventajas para que no tengan tantas cargas y les sea más simple la realización de los trámites. Además, al no tener que hacer frente a tanta carga fiscal en comparación con otro tipo de empresas, pueden ofrecer el mismo bien o servicio de éstas a unos precios más competitivos.
  • Preferencia de la Administración a recurrir a sus servicios: al ser una forma societaria que no es muy conocida entre el público en general, la Administración suple esta falta de clientes mediante el encargo de determinados servicios a las cooperativas.
  • Se puede cobrar el Pago Único de la Prestación; aquellas personas que tengan la posibilidad de paro, antes de constituir la sociedad, pueden cobrar mediante un solo pago el importe correspondiente que cobrarían en caso de estar sin trabajo hasta agotar la prestación.

Desventajas de las cooperativas respecto a otro tipo de empresas

A pesar de que las ventajas que formar una cooperativa son muchas, antes de dar el paso es importante tener en cuenta también una serie de desventajas:

  • Dificultad para acceder a financiación externa por parte de entidades de crédito: las cooperativas no son bien vistas por las entidades financieras, ya que al no tener un organigrama o estructura típica a nivel de empresa las consideran de alto riesgo.
  • Lentitud en la toma de decisiones: el hecho que las decisiones tengan que ser tomadas por un número tan importante de miembros puede llegar a provocar que se retrase la elección de una alternativa. En un contexto como el actual, en el cual los cambios en el mercado, son tan rápidos, es preciso tomar las decisiones con la máxima rapidez posible.
  • No consiguen el favor gubernamental hasta pasados unos años: la Administración Pública es un cliente muy habitual de las cooperativas, pero solamente se contratan aquellas que ya llevan un plazo largo de tiempo trabajando en el sector.
  • Límites en la contratación de trabajadores no socios: no pueden contratar a aquella cantidad de trabajadores que deseen, porque hay unos límites marcados por la ley al respecto.
  • Dedicación de los beneficios: en caso que haya beneficios, hay que destinar el 30% de ellos para cubrir pérdidas de otros ejercicios (en caso que haya habido).
  • Falta de formación de sus miembros: los miembros de una cooperativa acostumbran a ser expertos en aquel servicio o producto concreto que van a ofrecer. Ahora bien, a veces les cuesta más realizar determinadas tareas contables o administrativas necesarias para todo negocio.
Ebook GRATIS: Gestión empresarial