Default image for articles

Breve guía de registro de marcas y nombres comerciales

Blog |

Lo primero que necesita una empresa para diferenciarse a sí misma y sus productos o servicios de los de la competencia es dotarse y dotarlos de un nombre o identidad, y de ahí deriva la importancia del registro de marcas y nombres comerciales.


 


 


¿Qué es una marca?


La marca es una habilitación para usar en exclusiva un signo que identifique a un producto o servicio. Puede ser una palabra, una combinación de palabras, un símbolo, una forma tridimensional, etc. Todo aquello que permita al consumidor identificar un producto concreto.


 


Ebook GRATIS: Propiedad intelectual

 


Una marca registrada es un valor intangible para la empresa pero con una gran importancia, porque es lo que los clientes potenciales van a percibir de ella. De ahí que muchas veces la marca no solo implique un nombre, también un logo e incluso un eslogan.


 


¿Qué es un nombre comercial?


Es el título que habilita para usar en exclusiva un signo o denominación que sirva para identificar a la empresa. Conviene aquí aclarar que el nombre comercial no tiene que ser necesariamente igual que el nombre que se ha dado a la sociedad mercantil.


 


¿Cómo se solicita el registro de marcas y nombres comerciales?


La petición se hace ante la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM). Se puede cursar a través de la Administración Pública autonómica o local competente, pero hoy en día lo más habitual es hacer este trámite de forma telemática, que además implica un ahorro del 15% en las tasas que hay que pagar.


Lo que hace la OEPM es contrastar que el nombre o signo que se quiere registrar no está ya inscrito y que cumple con los requisitos legalmente establecidos: no es un nombre genérico, no induce al consumidor a error, no incluye indicadores de procedencia geográfica y no contiene signos que sean engañosos o contrarios al orden público.


 


¿Cuánto cuesta el registro?


Las tasas se van actualizando cada año, pero lo normal es que no superen los 200 €, ofreciéndose descuentos si se hace la tramitación de forma digital y también para la petición de segundas y ulteriores marcas y nombres comerciales por parte del mismo interesado.


 


¿Cuándo dura el registro?


Una vez hecha la inscripción la protección tiene una duración total de 10 años a contar desde la fecha de la solicitud. El plazo comienza a contar desde la fecha de solicitud y no desde la fecha de registro porque el mismo puede demorarse varios meses.


Pasados diez años desde la presentación de la solicitud el interesado puede hacer la renovación del nombre comercial o la marca por otros diez años previo pago de la tasa correspondiente. No existiendo límite al número de veces que se puede hacer la renovación.


 


Marcas internacionales y comunitarias


En el caso de empresas que optan por la internacionalización puede ser conveniente conseguir el reconocimiento de marca internacional o de marca comunitaria, que ofrece protección en diferentes países.


Su tramitación es muy similar a la que acabamos de ver y la duración del registro es la misma. Lo que es más alto es el importe de las tasas a pagar.


A pesar de las tasas, el registro de marcas y nombres comerciales es esencial para que las empresas puedan tener su propia identidad y puedan diferenciar sus productos o servicios de los que ofrece su competencia.


 


Ebook GRATIS: Propiedad intelectual