Foto predeterminada blog

Gestión de proyectos complejos: diagrama de Gantt, Pert y CPM

Blog |

La gestión de proyectos complejos requiere de una actitud abierta que, sin dejar de lado la racionalidad ni la lógica, permita adaptarse a las circunstancias, bien mediante la toma de acciones, bien reorientando las que ya habían dado comienzo. El tiempo de reacción es fundamental y marca la diferencia entre un resultado óptimo y uno precario, o meramente aceptable. Apoyarse en metodologías de eficacia probada como el Diagrama de Gantt, Pert o CPM, entre otras, es un buen punto de partida para, desde la etapa de planificación, comenzar a tomar el control, minimizando el riesgo.

 

El inicio de la etapa de planning quedaría marcado por cuatro cometidos:

 

 


  • Definición de tareas.

  • Establecimiento de los plazos para llevarlas a cabo.

  • Asignación de recursos.

  • Previsión de resultados, en función de tiempo de ejecución y presupuesto. 


  •  

 

 

 

 

 

Otros aspectos a tener en cuenta en la gestión de proyectos complejos

 

 

Al gestionar proyectos complejos, o de cualquier otro tipo, hay que tener muy en cuenta tres factores:

 

 


  1. La estrategia, cuyo desarrollo promete alcanzar los objetivos planteados.

  2. La visión y la misión que, junto con los valores, configuran la cultura de empresa, que también ha de reflejarse en el proyecto y su ejecución, a lo largo de todas sus fases.

  3. El entorno: competitivo, dinámico, impredecible a veces, pero también impulsor de innovación, fuente de conocimiento y global.


  4.  

 

 

 

 

 

Pero, no sólo ellos incidirán decisivamente en la consecución de objetivos, sino que también entran en juego otros aspectos que se debe atender, como:

 

 


  • La comunicación: fluida y abierta, cuanto más transparente y clara, mejor, especialmente de cara a los miembros del equipo. A la hora de seleccionar las técnicas de monitorización y análisis tiene que tenerse en cuenta su capacidad para ser compartidas, en aras de garantizar que la información es accesible cuando tiene que serlo.

  • El seguimiento: la monitorización del desarrollo de las distintas fases de ejecución del proyecto permiten alcanzar un grado de control que contribuye en gran medida a minimizar el riesgo. El uso de tecnologías y la selección de las herramientas adecuadas es fundamental.

  • Las personas: motivación, reconocimiento y autonomía facilitan la creación de un entorno de trabajo saludable, donde la proactividad es sólo una forma más de expresión de la productividad.

     



  •  

 

 

 

 

 

La gestión de proyectos complejos plantea oportunidades y desafíos que deben saber canalizarse adecuadamente. El uso de técnicas de planificación, administración y control del proyecto y su ejecución, como el Diagrama de Gantt, permite a los responsables tomar conciencia de las necesidades y límites desde una visión global integrada de todas y cada una de las partes en que puede descomponerse el proyecto.

 

 

Así, desde este conocimiento es posible realizar los ajustes precisos, controlando las desviaciones y administrando de forma óptima los recursos disponibles.

 

 

 

 

 

Ebook GRATIS: Diagrama de Gantt