Foto predeterminada blog

¿Logística Espacial?

Blog |

Hace unos días atrás, todos los medios lanzaron la noticia sobre un asteroide que podría modificar completamente la economía mundial: el Psyche 16, pero nada de esto es nuevo. Recapitulemos los hechos hasta el momento.


El Psyche 16 fue descubierto por Annibale de Gasparis, el 17 de marzo de 1852, desde el observatorio de Capodimonte en Nápoles, Italia. Se encuentra ubicado entre los planetas Marte y Júpiter, a unos de 750 millones de kilómetros de distancia de la Tierra y tiene unos 270 km de largo, 180 km de ancho y otros 190 km de alto. Si bien la mayoría de los asteroides conocidos están compuestos de roca y hielo, este en particular se creía compuesto de hierro y níquel, y se presume que ha sido el núcleo metálico de un antiguo planeta del sistema solar. Para la NASA, el Psyche 16 es de vital importancia porque puede revelar misterios del núcleo de nuestro propio Planeta Tierra y es por ello que ha enviado una misión que pretende llegar para el 2022. Sin embargo, recientemente, un grupo de científicos estadounidenses ha descubierto que el Psyche 16 aparentemente contiene, además de hierro y níquel, la cantidad suficiente de oro y platino como para cambiar completamente a la economía mundial. Valuado en 75.000 trillones de dólares, podría detonar el inicio de la minería espacial.


Consecuentemente, la minería espacial se encargaría de explotar las materias primas de los asteroides y otros planetas, principalmente de elementos que se utilizan en la industria tales como el oro, cobalto, hierro, manganeso, molibdeno, níquel, paladio, platino, tungsteno, zinc, estaño, plata, plomo, indio, cobre, entre varios otros.


Paralelamente, sabemos que Elon Musk con SpaceX y Jeff Bezos con Blue Origin, encabezan la lista de empresarios que están compitiendo por realizar viajes al espacio, inicialmente con fines turísticos. Pero también existen empresas que están trabajando en la minería espacial, como Deep Space Industries, Inc y Planetary Resources, así como otras que se especializan en la vida en el espacio como ispace y OffWorld, por mencionar algunas.


Ahora bien, si se combinan todos estos sucesos, empresas, proyectos e ideas, no es difícil imaginar un futuro cercano con cargueros viajando al espacio, en busca de minerales y metales preciosos. Tampoco será complejo imaginar robots explorando la superficie de distintos asteroides y planetas cercanos a la Tierra, como así también las operaciones de perforación y explotación realizada por humanos. Sencillamente, el film Armaggedon (1998), dirigida por Michael Bay, producida por Jerry Bruckheimer y protagonizada por Bruce Willis y Ben Affleck, entre otros actores de excelencia, pasaría de ciencia ficción a una historia basada en hechos reales.


Más allá de lo anecdótico, aprovechemos este hilo conductor para imaginar cómo sería la logística de la minería espacial. No por las naves y la tecnología, sino en la propia complejidad que implica el movimiento de mercancías entre el espacio y nuestro planeta, los centros de transferencias, el abastecimiento de combustible, alimentos y principalmente el agua y el oxígeno que hacen posible la vida fuera de la atmósfera terrestre. Cómo sería el tráfico espacial, la documentación reglamentaria, las entidades de control, las comunicaciones y hasta el tratamiento de los de residuos. Parte de esta de imaginación es la que forma parte de la Industria 4.0 o de una próxima revolución industrial. Nuevos empleos, nuevas especializaciones, nuevas carreras empresariales.


Este tipo de descubrimientos son los que alimentan los avances tecnológicos, el desafío de la aventura del ser humano y, en todo ello, está la logística y la supply chain mangement.