Foto predeterminada blog

Comunicación verbal y no verbal al presentar un proyecto

Blog |

Comunicación verbal y no verbal: ambas son imprescindibles cuando presentamos un proyectos a los stakeholders que determinarán su futuro, sean inversores, clientes potenciales o de cualquier otro tipo.

En este post veremos por qué son tan importantes y algunos tips al respecto de cada una de ellas.


 


 


Comunicación verbal y no verbal: sus diferencias principales



Entendemos que conoces perfectamente la diferencia entre comunicación verbal y no verbal. Pero ¿también en lo relativo a la presentación de un proyecto, sea del tipo que sea?

Veámoslo:



  • ¿Sabes cuándo es recomendable usar solo la comunicación verbal, cuándo la no verbal y cuándo una mezcla de ambas?

  • ¿Conoces los efectos psicológicos que puede crear cada una de ellas en el receptor del mensaje?

  • ¿Tienes claro cómo analizar la comunicación verbal y no verbal de tu interlocutor o interlocutores?


Si no conoces la respuesta a esas preguntas, a continuación te la ofrecemos.


 


Ebook GRATIS: La incidencia del factor humano

Comunicación verbal al presentar un proyecto


Veamos la primera diferencia importante entre comunicación verbal y no verbal.

Estás preparando el momento de la presentación de tu proyecto. Debes elegir con cuidado las palabras que vas a emplear, ya que pueden ser determinantes. ¿Cuánto sabes al respecto?



  • Las palabras llamadas “grandes” consiguen mover más las emociones. Nos referimos a términos como “justicia”, “igualdad” o “futuro”.

  • El orden en que pronuncias las palabras es muy importante. No es lo mismo decir “Este es un proyecto grande, pero caro” que decir “Este es un proyecto caro, pero grande”.

  • Los ejemplos concretos contribuyen a que las ideas se transmitan mucho mejor. Cuando expliques una idea abstracta, acompáñala de un ejemplo.


Además, hay que tener en cuenta que:



  • Es posible usar solo la comunicación verbal, pero si es a través de una conversación no presencial y sin vídeo (llamada telefónica, e-mail…). En cualquier otro caso, es imposible no comunicar con nuestro cuerpo.

  • Las palabras siempre se procesan mejor si van acompañadas de una imagen. Los diagramas y los dibujos contribuyen a transmitir el mensaje.

  • Lo que nos digan no es tan importante que cómo nos lo digan. Analicemos comunicación verbal y no verbal de forma integrada para descubrir las intenciones de nuestro interlocutor.



Comunicación no verbal al presentar un proyecto


Pasemos a la segunda diferencia importante entre comunicación verbal y no verbal.

Al hablar de comunicación no verbal, se tiende a pensar automáticamente en el lenguaje corporal y los gestos. Sin embargo, hay otros niveles que también son importantes:



  1. Paralenguaje. Todo lo relativo a la forma en la que se expresan las palabras: volumen, tono, pausas…

  2. Háptica. La disciplina que estudia los efectos que el contacto tiene en las personas.

  3. Proxémica. Acerca de cómo la proximidad crea distintos efectos psicológicos.


En relación con ello, los puntos clave son los siguientes:



  • Siempre que sea posible, recurre a un escenario que te permita realizar una presentación que combine comunicación verbal y no verbal, y benefíciate de todas las posibilidades que te ofrecen el lenguaje corporal, el paralenguaje, la háptica y otras disciplinas análogas.

  • Utiliza el silencio de forma inteligente. Una pausa en el momento adecuado, cuando se requiera reflexión, puede provocar la toma de decisiones que nos interesa.

  • Conoce a tus interlocutores al máximo, ya que el análisis exitoso de sus gestos y de su comunicación no verbal dependerá de cuánto sepas de ellos y de sus costumbres, manías, tics, etc.


Si quieres conocer otras técnicas y estrategias respecto a cómo gestionar y presentar un proyecto, te recomendamos que visites nuestro Master en Project Management.


Ebook GRATIS: La incidencia del factor humano