Foto artículo del blog de OBS

Maglev: 1.000km/h volando sobre rieles

Blog |

Si bien cuando se lo mira de frente parece una nave espacial y tiene la habilidad de levitar en contra de la ley de gravedad, no es un OVNI, sino un tren de alta velocidad.

En mayo de 2018, se publicó un post sobre el Hyperloop One, un concepto diseñado para el transporte de cargas, enviando cápsulas por tubos continuos de acero que conservan un vacío parcial, alimentado por energías exentas de carbono, a muy alta velocidad. Maglev apunta al transporte de pasajeros.

China Railway Rolling Stock Corporation (CRRC) ha venido desarrollando un tren de alta velocidad que pudiera pasar de los actuales 430 Km/h a 600 Km/h y luego a 1.000 Km/h. Recientemente ha llegado a la presentación su prototipo, según lo anunciado por Changjiang Daily, y se instalarían pistas experimentales de levitación magnética para principios de 2020. En la provincia de Hubei se construirá una sección de 200 km de tubos de vacío para llevar a cabo los experimentos.

Por supuesto que China no es el único país que está a la vanguardia de esta tecnología, Japón es uno de los países con prototipos de mayor velocidad, alcanzando valores de 603 Km/h en el año 2015. Se espera un enlace de 300 km entre Tokio y Nagoya para el 2027, con una capacidad de transporte de unas 1.000 personas.

Cómo funciona un Maglev?

Existen imanes en la parte inferior de los vagones del tren que interactúan con guías magnéticas en la vía, para darle estabilidad a la formación y propulsarla. Tecnológicamente se requieren imanes superconductores, enfriados a muy bajas temperaturas, que generan poderosos campos magnéticos que elevan el tren a cinco pulgadas de la vía por levitación y lo mantienen estable horizontalmente. Luego, los bucles magnéticos alimentados con corriente alterna colocados en las vías, empujan y jalan al tren hacia adelante.

Cuando el tren se detiene, la fuerza magnética comienza a cesar y se disponen ruedas para que la formación descanse sobre las vías. Para iniciar su traslación, las ruedas deben alcanzar velocidades de 150 Km/h antes de que la fuerza magnética sea lo suficientemente fuerte como para producir la levitación.

Ventajas

  • Por supuesto que la velocidad es la característica más atractiva de los trenes Maglev.
  • Sin embargo, un aspecto para destacar es el reducido mantenimiento en general. Por un lado, la reducida fricción entre la formación y las vías, que incluso, cuando posan, las ruedas están construidas en polímeros o gomas. Luego no se requieren motores para la propulsión y/o frenado. La parte más compleja sería la instalación para mantener el sistema de enfriamiento de helio líquido de los imanes superconductores y sus escudos de radiación enfriados con nitrógeno.
  • La contaminación auditiva y las vibraciones se minimizan al máximo y al tratarse del uso de la energía eléctrica, no existen emisiones de CO2 ni gases de efecto invernadero. Nuevamente, el cuidado estará en la instalación de refrigeración de los superconductores.
  • Finalmente, la seguridad parece ser una ventaja más. El descarrilamiento es prácticamente imposible ya que el sistema magnético aumenta si el tren se aleja de sus guías. Por otro lado, la velocidad está controlada por la intensidad del campo magnético, eliminando las posibilidades de errores humanos y mecánicos. Además, en todo el tiempo de operación del servicio del Maglev de Japón no se han reportado accidentes fatales.

Desventajas

  • Sin duda la principal desventaja es la inversión en las instalaciones. La construcción de los túneles al vacío requiere de grandes inversiones, además de tiempo.
  • Por otro lado, para que un Maglev pueda aprovecharse, la distancia debe ser significativa, al igual que la densidad poblacional que necesite transportarse.
  • La última desventaja destacable es de mercado. El Maglev tiene competidores muy fuertes, que van desde el tren clásico, el avión y hasta el propio automóvil.

Como corolario, los trenes Maglev siguen siendo una innovación. Presentan ventajas respecto a los actuales trenes de alta velocidad y de los aviones en cuanto a velocidad, facilidad de abordaje, y capacidad de transporte, y generan un impacto positivo para el medio ambiente. Sin embargo, existe una alta resistencia en cuanto al aprovechamiento en función de la densidad poblacional y preferencia de transporte. Habrá que esperar para ver su desarrollo, pero sin duda será el tren del futuro.